Las alianzas de oro blanco están ganándole el terreno a las clásicas de oro amarillo, y es que cada vez son más los novios que apuestan por éstas para prometerse amor eterno.

El oro blanco es pura elegancia, un material moderno y a la vez tan atemporal como el amarillo. Pero a diferencia de éste, el blanco como tal no existe en la naturaleza. Consiste en una invención del hombre para conseguir un sucedáneo del valioso platino. Gracias a esta creación, los joyeros obtienen un material muy similar al platino pero con dos grandes ventajas a su favor; el precio, que en el caso del oro blanco es más económico que el del platino, y la maleabilidad y ductilidad, algo que en el caso del platino, al ser un material de una gran dureza, encarece su elaboración.

En la preparación de esta aleación se utiliza otro metal noble llamado paladio. Éste resulta más dúctil y maleable que el platino, y a su vez más económico, aunque ligeramente más caro que el oro. Al final, el resultado es el mismo. Se obtiene oro de 18 quilates, pero con un color diferente; blanco.

Una aleación de oro blanco de 18 quilates está constituida por 750 partes de oro puro de 24 quilates, 160 de paladio y 90 de plata pura.

Por otra parte, las joyas como las alianzas de oro blanco requieren una capa final de rodio, que permite una conservación perfecta del material y le otorga su característico brillo.

Además, las alianzas de este elegante material se convierten en la elección perfecta si se desea combinar con pequeños diamantes. Un diseño por el que cada vez más parejas se decantan.

En Joyería Juan Manuel contamos con un amplio abanico de modelos de alianzas de oro blanco para todos los gustos y presupuestos. Puede encontrarnos en Granada, en Calle Navas 8.