Un anillo, o cualquier otra joya de oro, siempre va acompañado por un gran valor sentimental que puede recordarte el precioso día de tu boda, el momento en el te pidieron compromiso o a aquella persona tan especial que te lo regaló.

Los anillos de oro pueden durar toda la vida con el aspecto del primer día, pero para ello conviene realizar una serie de cuidados que harán que luzcan siempre radiantes.

¿Por qué conviene limpiar los anillos de oro?

El sudor, las cremas y perfumes, el polvo, e incluso la contaminación, pueden hacer perder el brillo del anillo, por lo que un mantenimiento regular podrá evitar el deslustre del oro.

-      Frotar el anillo de oro con un pañuelo limpio, suave y seco cada vez que te lo quites es un gesto sencillo, simple y con notables resultados.

-      Más de vez en cuando puedes lavarlo con un jabón tipo Marsella neutro y frotarlo con un cepillo de dientes. Posteriormente, secarlo con un paño o gamuza para hacer recuperar su brillo. De igual modo puede utilizarse pasta de dientes como limpiador.

-      El bicarbonato sódico diluido en agua favorece el desengrasado de los anillos. Incluso si estos tienen diamantes.

-      Quítatelos si vas a manipular productos químicos, de limpieza o vayas a realizar trabajos que tiendan a ensuciar mucho las manos.

-      Quítatelos también si vas a la piscina o al mar, ya que el cloro o el agua del mar pueden dañar el anillo.

En Joyería Juan Manuel podrá encontrar una gran variedad de anillos de oro para todos los gustos y ocasiones. Además, si nos trae sus anillos de oro más desgastados, nosotros nos encargamos de darle brillo y dejarlos como nuevos. Nuestro personal altamente cualificado estará encantado de ayudarle y asesorarle en todo lo que necesite. Le esperamos en C/ Ángel Ganivet, 8, Granada.