Desde que nacimos, nuestras madres han estado a nuestro lado tanto en los malos como en los buenos momentos. Se han dedicado a nosotros, han velado por nuestro bienestar, nos han dado cariño, amor y todo ello de la forma más incondicional. Por eso, y aunque cada día es un buen día para agradecerle todo lo que han hecho por nosotros, hoy damos algunas ideas para sorprender a la mujer más importante de nuestra vida en el Día de la Madre.

Como ya hemos mencionado en post anteriores, una joya puede ser para siempre. Por eso, regalar una pulsera, un anillo, un colgante o unos pendientes pueden convertirse en el regalo perfecto, y más aún si conocemos los gustos de la persona a la que queremos homenajear. Para ello, lo mejor es fijarse en las joyas que se ponga más habitualmente o aquellas a las que siempre recurre en una ocasión especial, con este gesto nos aseguraremos de que la joya regalada no quedará en el olvido guardada en el rincón de un cajón.

Por lo que si tu madre tiene un estilo más sencillo, lo mejor es optar por una joya sin grandes ornamentos o colores extravagantes. Justo al contrario de lo que haremos si nuestra madre tiende a ser más arriesgada en sus complementos.

De igual modo, es importante conocer si la madre tiene una mayor preferencia hacia el color plata o hacia el dorado, ya que esto nos facilitará en gran medida la elección. Así como otros colores que podemos encontrar en piedras preciosas como el rubí, los zafiros o la esmeralda.

Otra alternativa que puede resultar muy interesante es la de optar por regalos personalizados, con frases, nombres o figuras pensadas especialmente para tu madre, ya que al igual que ella es única, su joya también puede serlo. Para ello, en Joyería Juan Manuel contamos con diferentes alternativas que estaremos encantados de mostrarte, así como de atender tus necesidades y encontrar el modelo perfecto.

En el caso de que las joyas no sean lo suyo, un bonito reloj puede ser, sin duda, un regalo con el que siempre acertarás.