En entradas anteriores hemos explicado las características y significados de las diferentes piedras preciosas, hoy es el turno de otras que aunque denominadas ‘semipreciosas’ cuentan con una gran belleza y características que las hacen únicas y especiales.

Al igual que ocurre con las piedras preciosas, el valor y precio de éstas dependerá de su dureza, perfección en cuanto a color, brillo y transparencia y a su rareza.

A continuación, analizamos algunas de las más utilizadas en joyería:

-Turquesa: Esta piedra, caracterizada especialmente por sus tonos azules y verdosos, está constituida por fosfato de alúmina con mezcla de hierro y cobre. Su nombre indica que proviene de Turquía, aunque realmente los turcos sólo hacían de intermediarios entre Asía y Oriente Medio y Occidente. Tiene una dureza de 5´5 en escala de Mohs.

-Aguamarina: Siguiendo con las piedras semipreciosas color azul, no podía faltar la aguamarina. Una piedra perteneciente a la familia del berilio, familia a la que también pertenece la esmeralda. Y es que ésta es una variante de las mismas. Su nombre proviene del latín ‘aqua marina’ y era conocida como la piedra del marinero. Tiene una dureza de 8 en la escala de Mohs.

-Ópalo: Esta rara y preciosa piedra es una variedad del cuarzo que presenta una propiedad única y muy singular; todo un juego de colores en su interior, que pueden ser blancos, grises, azulados, anaranjados o negros. Este efecto se forma por la difracción de la luz que pasa por las micropartículas esféricas transparentes existentes en su interior. Tienen como “propiedades! Un aumento de la vitalidad y una mejor comprensión del mundo que la rodea. Posee una dureza de 6 en la escala de Mohs.

-Amatista: Esta piedra, considerada anteriormente como preciosa, es la variedad más cotizada del cuarzo. Aunque el violeta es su color más característico, puede llegar a ser amarilla o transparente.

-Cuarzo: A diferencia de todas las anteriores, el cuarzo se caracteriza por su ausencia de color, ya que su virtud es su transparencia. Significa ‘hielo transparente’ y se forma gracias a la lenta cristalización de magmas residuales. Su dureza es de 7 en la escala Mohs.

-Ambar: En esta ocasión no se trata  de una piedra, sino de resina fosilizada que proviene de las coníferas. Se constituyó a partir de resina vegetal residual de algunos árboles, hace sesenta millones de años o más. Su nombre proviene del árabe y significa que flota en el mar. Tiene una dureza de 2.5 en la escala de Mohs.

Aparte de todas las mencionadas en esta entrada, existen otras muchas que conoceremos más adelante.

En Joyería Juan Manuel disponemos de preciosas joyas con bellas piedras semipreciosas incrustadas, especiales para todo tipo de ocasiones y momentos únicos. No dudes en visitarnos, estaremos encantados de asesorarte y encontrar la joya deseada.